¿Qué queremos?

La INICIATIVA

La iniciativa surge por la experiencia vital de unos padres que tuvieron que cambiar de colegio a su hija debido al acoso reiterado que estaba recibiendo.

Durante el proceso y vivencia que tuvieron, comenzaron a recibir “inputs” de otros padres del colegio donde estaban, que pedían asesoramiento e información de dónde y cómo poder dar los pasos para afrontar los trámites que habían hecho ellos.

Esto puso de manifiesto la gran necesidad existente de acompañamiento en la gestión en temas emocionales.

Sabemos que las herramientas para poder ayudar en situaciones similares están, pero entendemos que el problema es, quizás, que la gente no las conoce bien y que en general no sabemos cómo y qué hacer para gestionarlo.

De esta experiencia nace la idea de crear una Asociación para poder apoyar a las familias que se encuentren en este tipo de situaciones y ayudarlas para que puedan enfrentarse de manera abierta y diligente.

En este proyecto vamos de la mano conjuntamente con la escuela Jacint Verdaguer de Castelldefels, donde está escolarizada actualmente la hija de estos padres.

EL OBJETIVO

El objetivo es muy claro:

Poder ayudar con diligencia y visibilidad todas las familias que necesiten ayuda, tanto para detectar como para gestionar el acoso de los menores, dentro y/o fuera de la escuela.

Pretendemos gestionar la dinamización para concienciar y responsabilizar sobre el acoso.

Esta concienciación engloba tanto a familias, colegios, institutos, instituciones y todos los sectores implicados en la gestión de la educación y formación de los niños y niñas.

Nuestro mensaje quiere ser del todo constructivo y motivador, exento de drama pero totalmente fiel a la realidad.

Proponemos un protocolo de movilización en cadena, implicando con inmediatez a los responsables de las diferentes instituciones responsables de actuar.

Transformar la realidad para evitar patologías y disfunciones emocionales y psicológicas de los afectados, niños y familias que ponen en peligro su desarrollo natural y armonioso de una vida en crecimiento.

Al final, lo que queremos todos es que nuestros hijos crezcan felices.